En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

10/12/15

Harta de la administración y sus normativas

Hace once años cuando me vine a vivir a esta finca,hoy Villarochel, mis condiciones físicas y anímicas no eran las mas apropiadas pero con el tiempo y aprendiendo cada día un poco mas de la propia vida, escuchando a la naturaleza y trabajando mas que una mula para convertirlo en un pequeño hogar, fui restableciendo el animo y creando un día a día lo mas armonioso posible.
Después y sin salir a buscarlos fueron llegando los animales, de echo llegaron tantos que tuve que improvisar creando sitios adecuados para ellos y sin demasiados medios.
Desde entonces hasta hoy han vivido en Villarochel mas de doscientos animales, cerditos vietnamitas, hurones, erizos, aves de todas las clases, avestruz, caballo, coatíes, perros, gatos, tortugas, gallinas y un largo ect....
Durante estos once años he procurado bienestar a cada uno de ellos procurando que ninguno tuviera falta de cobijo o comida y lo que es mas importante, cariño.
Es verdad que ellos me lo han devuelto con creces y aunque muchos ya no están a mi lado porque se fueron de viejitos o tuve la suerte de poderlos colocar en buenas familias, todos y cada uno de ellos reside en mi recuerdo con un inmenso cariño.
Porsupuesto todo lo que hice o hago por ellos es por propia voluntad, nunca pedí subvenciones o ayudas que no me proporcionaran buenos amigos. Algunos nos guardan comidas, otros nos han cedido pertenencias que ya no usaban y que siempre reciclo para un segundo uso o cualquier otra cosa como los rastrillos que hemos organizado de esas cosillas que hago para sacar beneficios para ellos.
El sacrificio no ha sido poco, hemos incluso estado a un paso de perder la propia finca que de echo aun sigue en el juzgado.
Un sinfín de noches sin dormir, madrugadas de frío, desvelos por los disgustos pero siempre peleando para que nunca les falte lo imprescindible.
Ellos han sido mi familia, mi apoyo y consuelo durante cada uno de esos momentos y nunca me he arrepentido de la vida que llevo desde que estoy aquí.

Recordando que cada animal que ha vivido aquí es fruto de un abandono o una cesión de los propietarios que ya no podían o querían quedarse con ellos he de recalcar que jamas nos hemos escondido de nadie, mi web sigue abierta desde el mismo día que decidí contar nuestras historias o enseñar todo lo que vengo realizando y que pudiera servir a otros.
Se que el Ayuntamiento ha sido consciente de mi presencia y se que nunca me han increpado de ninguna forma puesto que en realidad les estaba haciendo un gran favor. Todos esos animales que han permanecido aquí en estancias amplias deberían haber estado en las perrera que ya de por si esta siempre llena.
Mis animales, jamas salen de mi propiedad y nunca han causado problemas a nadie.
En este momento y a pesar de que ya no somos ni la sombra de los que fuimos, aun sigo alimentando a 17 perros y mas de veinte gatos, entre otros.

Bueno, pues aquí viene la anécdota de esta historia que me parece de lo mas injusta y desproporcionada.

Después de todos estos años por desgracia hemos tenido la mala suerte de que vinieran a vivir una familia gitana que porsupuesto ha cambiado el entorno, antaño limpio y tranquilo, en pocos días.
La mierda campa a sus anchas, los palets, lavadoras, frigoríficos y demás chatarras se acumulan alli por donde les viene en gana.
Las aguas residuales fluyen por el camino como si de un rio se tratara y con sus dos camiones tres furgonetas y dos coches aparcan como si fueran los propietarios de toda la torre.
Porsupuesto ninguno ha pasado la ITV pero ellos funcionan cada dia con ellos.
Esto sin contar con los innumerables animales que maltratan a su antojo y que tan solo mi amiga y vecina y yo hemos denunciado en varias ocasiones.

Al final y después de muchas quejas, insultos y amenazas hemos conseguido que venga una patrulla ya que esta vez vuelven a tener un pastor alemán a la intemperie y sin cobijo y rodeado de cristales y mierdas surtidas, comiendo cuando se acuerdan y bebiendo si con suerte llueve.

Y..... no solo no han conseguido nada porque todo sigue igual sino que han bajado a mi casa porque los propios gitanos los han enviado alegando que yo si tenia muchos animales.

Y .... si, a mi SI que me han denunciado. Después de once años de lucha silenciosa, sin queja alguna de ningún vecino y de muchísimos sacrificios, ahora he de pagar una sanción de 600€ porque soy una explotación domestica sin papeles, ja.ja y ja (reír por no llorar)

NO ESTOY EN CONTRA DE LAS NORMATIVAS pero.... han de ser para todos iguales no?
Estoy algo mas que harta de cumplir toda mi vida con las normativas para que siempre los mismos, sean los unicos que nunca las cumplen.
Estoy indignada de tener muchas obligaciones y ellos tan solo derechos y porque no decirlo, ayudas sociales que ni se merecen ni son de derecho como otras tantas familias que si las necesitan de verdad.
Estoy enfurecida de ver que la cruz roja les trae comida que después ellos tiran al container y nuevamente indignada por tanto despropósito como veo a diario en sus sanas costumbres.

Y claro aquí estoy yo que porsupuesto si no es de una forma sera de otra tendré que pagar los seiscientos euros, que me vienen de perilla, no se si los reuna en céntimos de uno y se los lleve en un camión.

Y si.... pienso seguir cuidando de mi pequeños, ellos no tienen la culpa de que haya tanto desgraciado por la vida.

Moraleja, me siento discriminada, indignada, aborrecida y hasta los pelendengues de que esto siga funcionando de la misma forma y desde hace tantos años.
Lo siento pero en estos temas y a partir de ahora no voy a tener compasión alguna. votar

1 comentario:

Pedro dijo...

Los que se han instalado a la puerta de tu casa son los excluidos del sistema, el mismo sistema que asesina niños en Africa.