En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

3/9/14

Un nuevo amanecer en Villarochel

Llego temprano de trabajar y afronto una nueva mañana, un nuevo día que aunque este mas o menos cargado de cansancio, seguramente me aportara nuevas energías.
Me encanta llegar a mi casa, observar el colorido del campo y las flores, su aroma, el saludo de los pájaros que ya me acompañan en la entrada del camino y tras la puerta, mis pequeños que ya me esperan para saludarme efusivamente.
Mas de un día me reciben con alguna que otra sorpresa, una bolsa de basura que han extendido por mi propio olvido, un cojín hecho trizas o cualquier otra cosa que en cuanto me voy, se les puede ocurrir hacer.
A pesar de todo eso, es reconfortante llegar a casa.

Me apeo del coche y todos me siguen hasta casa, los dondiegos que inundan las jardineras desprenden un agradable aroma dulzón y las rosas se abren camino entre ellos.


En ese momento es como si me hubiera tomado doce cafés, me renuevo totalmente y la energía y el placer de llegar a mi casa me da nuevas fuerzas para emprender lo que haga falta.

Hoy mi primera labor es sacar de la enfermería a mi pequeño pipí que todavía duerme al calor de la bombilla y observar como esta mi nueva habitante.
De nuevo y en el mismo punto de la carretera Victoria y yo encontramos a esta pequeña totalmente desvalida pero hoy todavía se mantiene con vida.


Es un pichoncillo de paloma y aunque estaba prácticamente deshidratado, hoy ya come por si solo y esta feliz al sol y en el gallinero con su nuevo amigo, se llevan genial.

Adoro ver a los pequeños gatitos buscando el tempranero sol y jugando con cualquier brizna que encuentren.


Cu... cu


Tas... tas


Suelto al resto de las gallinas y salen como escopetas a comer , después buscan el sitio mas cómodo y casi siempre en alto para iniciar un nuevo día.



Los tupinambos ya han comenzado a florecer y no hay mejor regalo que ver estos colores en un nuevo amanecer.


Encima de bonitos, me sirven de alimento :)

Con el fresco de la mañana lo mejor es regar para que las plantas aguanten el calor del resto del día, también he sujetado las tomateras que han vuelto a crecer y es increíble el aroman que desprenden.




Un nuevo día comienza y me siento feliz en mi pequeño paraíso.
Mi felicidad se llama VILLAROCHEL

Feliz día para todos.


















votar

No hay comentarios: