En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

25/10/12

Otoño 2012



Ya tenemos aquí de nuevo esta estación otoñal que tanto me gusta. Este otoño ha comenzado bien porque han venido las lluvias que tanta falta hacían pero en algunos sitios ha caído en demasía y se han provocado unos desastres tremendos y lamentables pero que casi siempre son culpa de los humanos.
Nunca nos acordamos de limpiar los cauces de ríos o acequias o lo que es peor los variamos de sitio y se construye donde luego el agua siempre vuelve y retoma su curso, en fin... mas de lo mismo cada año y no aprendemos.
Independientemente de todo esto, el otoño nos regala una infinidad de cosas buenas, colores dorados que se entremezclan con los rojos y los verdes alicaídos y por esta buena temperatura con un sinfín de variedades gastronómicas  como las setas , los frutos secos o cualquier otra delicia que luego luce tan apetitosa en nuestras mesas.


El otoño es la época de las granadas, la uva, las nueces, el caqui, las naranjas, los higos y otras tantas delicatessen que son muy ricas en vitaminas y nos cargan sobre todo de la energía necesaria para afrontar el invierno.

Curiosamente no sienta igual a todo el mundo, a muchos esta estación les produce tristeza y los días de lluvia con ese olor a humedad les recuerda la perdida del calor y el abatimiento que les proporciona no ver el sol a diario, en la variedad esta el gusto de cada persona.

Sin embargo creo que todo esto va unido al sistema rutinario que cada persona realiza en su vida y no precisamente por la estación otoñal. Creo que esas personas se encierran en sus viviendas y se pierden lo mejor de esta época  Se pueden dar largos paseos bajo un paraguas y observar la variedad de colorido que este tiempo nos deja, se puede salir a recoger todas esas delicias que no se encuentran en otro tiempo y sin pasar ni un calor ni un frío desmesurado y sobre todo se puede apreciar lo beneficioso que le resulta a la tierra esta humedad liviana que luego permite que los campos se mantengan verdes y no como auténticos secarrales.

Cada año se incrementa mi actividad en estas fechas, seco, recojo y almaceno materiales y alimentos para el resto del año.

Este año también he creado un ambiente muy diferente en la casa, cada día se parece mas a esa cabaña donde siempre he deseado vivir, he desechado muchos elementos que francamente no necesitaba, he aumentado el espacio sin agrandar el habitáculo y he instalado una estufa de leña con horno que a la para que caliento me permite cocinar sin aumentar el gasto de energía que tanto merma al planeta.


Este año y si la suerte me acompaña mi hogar se inundara de un agradable olor a castañas asadas

:) Feliz otoño :)
.









votar

6 comentarios:

Enry Baskerville dijo...

¡jejejeje! Mº Jose, acabo de leer tu entrada recien publicada...a mi tambien me gusta el otoño, porque me gusta el campo y la montaña(tambien la playa) y ver lo que tu dices, el regalo del colorido que la naturaleza nos ofrece.
Esta época de recoger setas en el bosque es una delicia y un motivo para salir de casay hacer otras cosas diferentes.
Veo que tienes "calor de hogar", en todos los sentidos y me alegro.
y te envio besos en forma de leña...

Anna J R

MªJose dijo...

Esos besos en forma de leña tambien calientan si no la estancia el alma jejejej, gracias por estar siempre por aqui, tambien besos para ti :)

Jessica dijo...

Mmmm!! castañas asadas! ver una película con una manta y escuchando el fuego de fondo... que maravilla!

Un saludo!

Centro de Estudios Albacete dijo...

Los puestos de castañas dan la bienvenida al otoño, como dice Jessica, si tienes chimenea, asadas son una maravilla...
saludos y enhorabuena por el blog
Academia Albacete CEA

Susana Terrados dijo...

Qué preciosa sensación la de la estufa de leña, el aroma que ya de por si deja y si lo acompaña castañas asadas...mejor.
El otoño es generoso y muchas veces la gente no se da cuenta pero ya veo que tú sí, te felicito.
Un abrazo y que lo sigas disfrutando.

Edward dijo...

Excelente reseña, felicidades, ya me dieron ganas de comer castañas!!!