En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

27/5/12

Mujeres de campo

Mientras aun recuerdo mi vida de urbanita en aquel pequeño ático donde soñaba con lo que hoy es mi día a día, repaso concienzudamente el camino tan largo que he recorrido hasta aquí.
Villarochel se ha convertido en ese lugar donde no miro el reloj porque las horas pasan sin importarme si es la hora de la comida o llevo diez horas trabajando sin parar a reparar en nada mas.
Aquí dentro de una vida dura y sacrificada, cuidando de que todo vaya quedando lo mas confortable posible y disfrutando del entorno, reciclo todo lo que puede servirme y le de ese pequeño toque de distinción rustica que tanto me gusta.
Entre todas las visitas que recibo siempre se torna una misma pregunta y muchos fruncen el ceño, gratamente sorprendidos al averiguar que tan solo una mujer pueda llevar a cabo tantas cosas.
Las tareas del campo han sido toda la vida faena de hombres y todavía quedan aquellos que piensan que ninguna mujer este dispuesta a desempeñarlas o sea capaz de manejar algo que no sea una pequeña porción de jardín.
Yo tuve la suerte de criarme con un padre que me enseño todo aquello que fuera necesario para desenvolverme en cualquier materia y así mal que bien y a día de hoy mis manos han trabajado desde el hormigón hasta las artesanías mas delicadas y minuciosas.
No me asusta el trabajo y disfruto tanto cuando lo hago que cuando lo termino porque en el encuentro la satisfacción de que lo he realizado con el cariño y gusto que me place.
Lo duro no es el trabajo sino el no poder disfrutar de ello y eso es algo que no me sucede por el momento.
En esta época donde ya todo florece y tus cuidados van dando su fruto es cuando mas me complace todo el esfuerzo que he venido realizando, la naturaleza te devuelve cada día lo que sin duda has estado esperando todo un invierno.

Todo tipo de flores y de muy diversos colores van adornando el espacio que has ido creando con tanta ilusión.
El aroma de los jazmines envuelve la entrada a tu casa y las rosas te saludan con su aroma cuando les proporcionas una cálida caricia.
En el silencio de la paz de este lugar escucho el cantar de los pájaros que se entremezcla con el canto de mis gallos y el sonido del agua del estanque.

No necesito mirarme las manos para darme cuenta de que he trabajado como cien hombres y que he conseguido crear un hogar para muchos animales que dependen diariamente de mi y no por ser mujer me ha vencido la labor.



Hay muchas mujeres de campo, laboriosas trabajadoras que no se asustan por el trabajo o la dureza de todo lo que ello conlleva, mujeres que a pesar de mantener sus casa, cuidar a sus hijos o tener una vida laboral, sostienen y realizan cualquier trabajo rural como el mejor hombre de campo.
Y basta ya de comparaciones, conozco hombres que cocinan maravillosamente, conozco hombres que son fantásticos cuidadores de sus hogares y también conozco mujeres que no les llegan ni a la altura del zapato.
Somos personas y como tales estamos capacitadas para todo aquello que se nos antoje, lo bueno es querer hacerlo y si la fuerza te acompaña y el deseo te empuja da igual a que condición humana nos estemos refiriendo.
Me siento orgullosa de las llagas y las heridas que mis manos soportan, soy mujer, madre y trabajadora, este es mi hogar, mi condición y mi forma de vida.
Y si,... podo, labro, pico, sierro, clavo, hago hormigón y también manejo la electricidad, ..... soy una de esas mujeres que por suerte aprendió de un hombre y por fortuna, le di el toque femenino que desprende todo aquello que se hace con cariño.

Una mujer también es capaz de vivir en el campo y ser tan auto suficiente como cualquier otra persona.

                                                                 Mi rincón del descanso


Lo bueno de saber hacerte las cosas es que luego no tienes que reprocharle a nadie si no son de tu agrado.


















votar

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pepa,siempre has destacado entre muchas personas,eres una mujer muy valida,tus manos aun llenas de llagas son oro. Me alegra mucho que hayas cumplido tu sueño y te felicito porque tu rincon de descanso es precioso. Un beso.

Jessica dijo...

Hacer las cosas uno mismo es lo mejor, demostrar a los demás nuestra capacidad de superación y que no dependemos de nadie es algo que ayuda a subir la autoestima.

Mi más sincera enhorabuena!!

Mª Mercè dijo...

Algún día compartiré contigo ese lugar de descanso, que se ve tan confortable.

Un besazo!

Toni dijo...

Gracias a internet he conocido Villarochel y a Maria José, una gran luchadora, entusiasta, trabajadora y defensora de la naturaleza y animales. Te felicito por haber conseguido todo aquello que en tiempo fue un sueño y que por tu tesón ahora es una realidad, llena de trabajo pero de satisfacciones constantes.

MªJose dijo...

Gracias chicos, todos sois una parte de este pequeño rincón y porsupuesto estáis invitados cuando queráis a disfrutar de mi humilde hogar y mis pequeños amigos.

Susana Terrados dijo...

Querida MªJosé, me has dejado emocionada. Eres como el sueño que una vez tuve, de jovencita, y no supe realizar. Me pareces admirable con esta actitud ante la vida y los animales. Adelante, mujer emprendedora y luchadora. Un beso grande