En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

6/5/12

Los zorros no son mascotas


La verdad es que a veces aunque quieras alcanzar a todo , las cosas surgen de una forma totalmente distinta y los planes, si es que los has concebido, se van al garete.
Por ello mismo acostumbro a vivir el día tal y como surge en cada momento y no me preocupo demasiado de todo lo demás a excepción de que los animales coman a diario y estén bien atendidos.
Este mes pasado ha sido uno de esos que las cosas surgen de forma imprevista y he tenido un poco de casi todo.
Rescatar unos cachorros de zorro de una fosa de cuatro metros y que todavía no se muy bien si se habían caído o algún alma desaprensiva había tirado al agujero, ha sido lo ultimo.
Estuve un buen rato tratando de averiguar si la madre en caso de estar viva habría podido acceder para alimentarlos y otro rato mas tratando de ver si la madriguera se encontraba próxima a la fosa ya que como mucho los pequeños tenían un mes y medio.
Dado que todo ello era imposible me tuve que meter a rescatarlos de esa trampa en embudo donde habrían muerto irremediablemente de no hacerlo.
El siguiente proceso fue bañarlos y quitarles todas las garrapatas que tenían y darles un buen biberón caliente.
Después de recuperarlos correctamente y arreglarle el cuello a uno de ellos que seguramente se lastimo en la caída y contando que ahora ya comen solos y se mueven perfectamente, tenia que tomar una decisión... que hacer con esa pareja tan peculiar?

Cuando mi vecina me llamo para decirme que le habían informado de que unos cachorros se encontraban en una fosa y que si no los sacábamos se morirían, nunca pensé que me encontraría con una pareja de zorros.
Mas bien pensé que alguien en el afán de quitarse un problema habría tirado allí los cachorros y esto no me resulto extraño.
Las soluciones serian muchas si hubiesen sido perros pero tratándose de animales silvestres y adaptados a la vida salvaje la cosa cambia del todo.
El paseo de cazadores hasta mi puerta para adquirirlos a cualquier precio es lo único que he necesitado para tomar la decisión correcta.
Han sido pocos días pero zipi y zape ya empezaban a reconocer  mi voz y se hubieran acostumbrado enseguida al trato humano, así que antes de que esto sucediera he preferido llevarlos al centro de recuperación de la alfranca, donde se encargaran de reintroducirlos adecuadamente al medio natural.
Evidentemente me ha dado mucha pena desprenderme de ellos pero creo que he optado por la decisión mas adecuada o que al menos les permitirá conocer la forma de vida para la que nacieron.
Este pobre animal no es bien querido por casi nadie y la caza de la especie esta totalmente permitida, entiendo que muchos desconozcan que no solo asaltan gallineros sino que también regulan mucho la población de roedores  y otros animales que sin su presencia nos invadirían sin remedio.

Una vez mas sigo sin entender el afán humano de cazar todo aquello que se mueve, creo que la naturaleza hace su propio balance equitativo y  si el zorro existe es porque es totalmente necesario.
Solo el ser humano es capaz de desajustar el buen equilibrio de la naturaleza.
Espero que Zipi y Zape tengan una oportunidad de vivir en su medio y que nunca se tropiecen con una alma desaprensiva que porte una escopeta en la mano.
Suerte pequeños !!!









votar

2 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Realmente, son unos bebés encantadores, pero como bien dices su lugar no es en un jardín.

Qué suerte tienen los animalitos si tu estás cerca...!!

Miles de besos!!

Pedro dijo...

Si los crias desde pequeños no creo que exista mucha diferencia con un perro, lo unico que te puedan preparar alguna trastada con las gallinas.