En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

11/10/11

Aprender de los animales



Durante tantos años al lado de ellos y de tantas especies he adquirido parte de la sabiduría que desprenden y que mucha gente no quiere o no puede ver.
Esta lección es tan sencilla como pararse a observarlos un rato cada día y evidentemente convivir con ellos  sin esperar a que hagan algo distinto a lo que su propio comportamiento les exige.

De los gatos aprendí que el sol es una gran recarga energética siempre y cuando se tome en las dosis adecuadas ya que ellos se tumban largas horas al calor que este les proporciona pero intercalando espacios de sombra cuando  llevan el  rato necesario para calentarse.
Sentarse o tumbarse relajadamente es imprescindible pero manteniendo siempre esa energía que les hace tan especiales y que les mantiene activos todo el día y especialmente al atardecer.
Trabajar a pleno sol no resulta tan agradable y para cada cosa existe su momento.
Aquellos que piensen que los gatos son independientes o huraños es que no conocen a los míos ;)

De diferentes animales salvajes, aquellos que nunca pierden ese instinto y que bien por su tamaño o por sus garras o por sus colmillos hay que tenerles un respeto especial también he aprendido que por muy salvajes que sean, con paciencia y una gran dosis de cariño, se convierten en animales totalmente dóciles que necesitan tantos mimos y cariños como cualquier otro animal domestico.
Esta actitud me hizo pensar en que si yo les dejaba vivir sin agobios y tranquilamente ellos convivían conmigo perfectamente y sin ningún tipo de agresividad.
Vive y deja vivir y sobre todo no trates de cambiar a nadie.

Todos los animales en general y si consigues hacerlo de una forma natural necesitan de esas caricias y atenciones que todos gustamos de recibir, todos, incluida una pequeña y tan sencilla gallina.
Esas compañeras peculiares me han enseñado que la compañía siempre es mejor que la soledad y que da igual de que especie seas si a la hora de recogerse y acopiar calor se hace en comandita y bien rodeada.
Cuando crías un pequeño pollito y le enseñas como ha de picotear en el suelo, lo mimas con esa pequeña dosis de cariño y le hablas con la misma naturalidad que lo harías con el prójimo, te entiende y ya nunca dejara de seguirte como un perrito faldero.
La fidelidad también existe entre estos pequeños animales.

Es muy curioso el mundo de las aves y no creo que ninguna guste mas de volar en libertad que por mucha que le des, le limites los espacios.
El día a día con ellas también me ha demostrado que son muy inteligentes y he aprendido que incluso ellas valoran el hogar y el estado confortable en el que viven.
Creo que no es la primera vez que por descuido o por cualquier otra circunstancia se han salido de su voladera y han tenido todo el cielo para ellas, todos los arboles de los alrededores donde acomodarse y volar en total libertad pero... siempre vuelven.
El hogar ha de ser ese reducto donde a pesar de cualquier cosa que puedas hacer fuera de el, siempre te recuerde que allí vives en armonía y no existe otro sitio mejor.
Mi hogar es es sitio donde puedo hacer todo lo que mas deseo y no existe otro sitio donde me encuentre mejor.

Que puedo contaros de los perros que no sepáis, son fieles, son amigos a pesar de cualquier circunstancia pero, lo mas importante, son capaces de arriesgar su vida a cambio de la de su dueño o cualquier otra persona sin pedir nada a cambio.
Tienen una gran dosis de superación y da igual que les falte una pata o que estén dañados, siempre son capaces de salir adelante y encima lo hacen sonriendo y lo demuestran con esos lametazos que dan desinteresadamente.

En general he aprendido a tomarme la vida de una forma mucho mas natural, ellos necesitan tan solo lo básico, se alimentan a diario si es posible y sino siguen siendo tan agradecidos y tan amigables como de costumbre.
El día empieza cuando amanece y nunca se planifican las horas venideras, simplemente las viven con lo que llegue y bajo tales circunstancias actúan... yo procuro imitarles y desde que lo hago, soy mas feliz.
Cuando tengo la suerte de vislumbrar un nuevo día, recargo mi energía con lo que llegue, respiro hondo y vuelo libre en este que es mi hogar y donde sigo aprendiendo de ellos y de su actitud.

Me estaré convirtiendo en uno de ellos ? :)













.


votar

4 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Me ha encantado este escrito Mª Jose...tú lo dices, convivir en un hogar en compañia de esos seres a los que llamamos animales, es un privilegio y lo que se aprende de ellos una lección diaria.

Una filosofia de vida que es admirable y me gusta.

No habría tanta agresividad, distancia y soberbia como la que hay con ciertos humanos.

Me encantaría verte en tu hogar y algún dia creo que podrá ser.
Tienes todo mis recuerdos y besos y mis deseos de que sigas bien.

Mª Mercè dijo...

Pepa, no te voy a quitar la razón en nada de lo escrito. Sólo en la última foto: si te volvieras como uno de ellos, seguro que serías una de las aves que más me agrada ver: el colibrí.

Besitos llenos de cariño y admiración.

MªJose dijo...

Anna sabes que en esta casa siempre estas invitada cuando quieras.
Veras como mis chicos te arrancan mas de una sonrisa ;)
MªMerece, extiendo la misma invitación hacia ti, seria un gran día para poder tomarnos una cafecito.

Un gran abrazo para ambas

Mª Mercè dijo...

Cuánto me gustaría estar contigo y con Anna unas horitas!!!

No sé cuándo tiene previsto ir Anna. Lo que os digo es que me voy el 25 de este mes y regreso el 7 de diciembre..., siempre y cuando no haya de regresar antes por mi padre.

Besazos!