En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

19/2/11

LLegando a la vida - Gallinas

Dado que mis dos ultimas entradas han sido bastante menos agradables de lo habitual y de lo que por aqui me ocupa, hoy voy a decorar este espacio con una alegría inmensa que me proporcionan nuevamente mis animales.
Mi afición por las gallinas viene ya desde hace muchos años pero últimamente vengo seleccionando unas razas enanas de ornamento que aun siendo mas delicadas que las de raza gigante, me tienen totalmente enamorada.
El proceso de cualquier raza de gallina es poner huevos prácticamente a diario pero si existe un gallo a su lado es mas que probable que esos huevos queden fecundados y tras un tiempo de incubación de 21 días aproximadamente, nazca un pollito.
El proceso de incubación puede ser natural, realizado por la madre o cualquier otra gallina que se encuentre clueca en ese momento, osea, que se mantenga tumbada encima de los huevos durante esos 21 días saliendo tan apenas a comer y a beber, o totalmente artificial, realizado por las típicas incubadoras.
La incubación natural, a mi entender, es mucho mejor  ya que la gallina mantiene la temperatura, humedad y volteo de los huevos en su medida precisa mientras que las incubadoras pueden fallar con mas frecuencia en dichos parámetros.
De cualquier forma hay razas que son malas incubadoras y por ello se utilizan los aparatos necesarios para sacar la producción que ellas ponen.
De las razas pequeñas se dice que son muy buenas madres y de hecho se utilizan como nanas para sacar las polladas de otras gallinas aunque al ser tan pequeñas no pueden cubrir demasiados huevos.
Tambien existen razas de muy baja fertilidad así que es mucho mas complicado sacar descendencia de ellos.

El proceso en imágenes  seria el siguiente.

Gallina poniendo huevos y tumbada sobre ellos.


A las gallinas que les retiro los huevos para pasarlos a las incubadoras, suelo dejarles unas pequeñas pelotas que simulas sus huevos y así no sufren por la desaparición de los mismos y se animan a seguir poniendo.



A los 21 días el polluelo comienza a picar el huevo desde su interior y se abre camino a la vida


a veces es un proceso lento y que no todos consiguen superar.




y al final el pollito consigue desprenderse de toda la cascara y en unos minutos de secado, del cordón que nunca  hemos de cortar en caso de tener que ayudarle, ya que moriría desangrado.


Ahora hay que esperar 24 o 48 horas para que el pollito se seque bien con la temperatura de la incubadora que esta en unos 37,5º


Al dia siguiente de su nacimiento tienes entre tus manos un pequeño y fragil pollito, en este caso de Nagasaki y la vida vuelve a pasar por delante de ti con este regalo tan especial y que tanto agradezco.


Para su posterior desarrollo y crecimiento necesitaremos de una criadora donde se le mantendrá la temperatura adecuada y donde ya comenzara a comer y beber hasta que lo incorporemos al nuevo gallinero en un par de meses.
En esta ocasión he reciclado lo que ya tenia hecho con anterioridad de una vieja caja de las que transportan cables.
Con un ligero toque de decoración y unas ruedas para moverla sin problemas, es mas que suficiente para lo que necesito.
En su interior hay una bombilla que mantiene la temperatura a 35,5º, la comida y el agua para ellos 


Feliz fin de semana :) votar

2 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

MªJose...es verdad, despues de estas dos entradas tan tristes,ves que la vida sigue, sin más....y los que seguimos agradecemos este canto a la vida con tus gallinas y sus poyuelos....

Oca dijo...

Muy bonitas las imagenes. Comentar que yo he visto muchos pollitos nacer, y es impresionante cuando lo ves desde los ojos de un niño. Ver como nacen cuando eres un pequeñajo es una de las experiencias más bonitas que he vivido con mis animales.