En este pequeño espacio educativo encontraras todas las historias de los animales de Villarochel, un sinfín de manualidades, suculentas recetas, cuentos llenos de fantasía, reciclados de todo tipo, aportes solidarios de personas especiales, libros de avicultura y otras categorías que sin duda convertirán tu visita en un día diferente. Tu sonrisa me alimenta, tu opinión me importa. Bienvenido

11/12/10

Historias de Villarochel

Tengo mil historias bonitas de animales pero Nicolas al que de normal siempre llamo churrimiqui es uno de esos que tiene un don especial y que me proporciona momentos inolvidables.
Para el que no lo sepa le diré que lo recogí totalmente quemado, interior y exteriormente.
Era muy pequeñito y se había rebozado en algún tipo de ácido de limpieza en una parcela de los alrededores, el pobre gato era un dolor viviente y aunque dude en poderlo salvar, a día de hoy es una gato muy sano y precioso.
Me sorprende continuamente porque  es totalmente desmedido a la hora de defenderme de cualquier cosa que le parezca que me molesta y cuando le riño a cualquiera llega el y les da una bofetada con un largo churrimiqueo parlante ( de ahí lo de churrimiqui )
Allá donde voy esta el, no me deja ni aunque este cayendo el diluvio universal.
Ya hace tiempo me sorprendió dándole de mamar a otro gato pequeño que tenia y puedo aseguraros que es macho.
En fin, que es un gato muy especial pero lo de ayer ya me dejo totalmente asombrada.
Por primera vez y dado que hacia muy buena temperatura, saque al exterior a mi pollito milagro, lo llamo así porque ha nacido en una incubadora después de estar los huevos mas de siete horas a la intemperie y a cuatro grados bajo cero, abandonados por la madre.
Pipi, es muy chiquitín, es de raza super enana pero ha querido venir a este mundo rompiendo todos los parámetros establecidos y solo por eso ya es todo un milagro mas de la naturaleza.
Bueno, el caso es que ayer se lo enseñe a las otras gallinas y no le hacían mucho caso pero una de ellas le lanzo un picotazo y me lo dejo tripa arriba como un tentetieso, rápidamente llego Nicolas y le sacudió una de sus famosas bofetadas y se puso a oler al pollito, imaginaros mi cara... y eso que ya debería de estar acostumbrada!!!.
Como dicen que una imagen vale mas que mil palabras, os dejo unas pocas y comparto una vez mas esta ternura que me regalan cada día.
No os olvidéis de ser felices, lo demás es secundario.

votar

2 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Mª José...son siempre tan entrañables las historias de los animalitos que te acompañan...
Que seas feliz tú tambien, rodeada de los tuyos y con mucha salud...
Un besote fuerte.

Oca dijo...

Me encantan las historias de animales, porque como bien dices, nunca dejan de sorprendernos. Ojala viviese yo esas historias, porque le hacen uno ver y sentir cosas que luego cuando se cuentan, pierden bastante.